background

Crónica Oscura

03 La Guarida




Umah (susurro): Saludos, Kain.

Kain: Evitaste a los guardias.

Umah (susurro): Sólo eran humanos. Bienvenido a una de las glorias de nuestra bella ciudad: la guarida del Contrabandista.

Si los barrios bajos te han parecido miserables descubrirás que este lugar es todavía peor. Ladrones y rufianes gobiernan las calles y por supuesto los Sárafan tienen sus propios negocios turbios.

Aparte de problemas, no esperes mucha ayuda de sus habitantes.

Kain: No necesito su hospitalidad. ¿Dices que debo encontrar la guarida del Contrabandista?

Umah (susurro): Sí. Está oculto en algún lugar de este barrio, no sé dónde. Le he pedido a un miembro de la Cábala que te ayude. Lo encontrarás en la taberna, en lo más profundo del barrio.

Kain: ¿Cómo sabré quién es esa persona?

Umah (susurro): Él te reconocerá. Encuentra la taberna rápidamente. Hablaremos de nuevo más tarde.


Adentrándose en el barrio, Kain llega hasta la taberna en la que encuentra a la persona de la que Umah le habló…

Humano: Señor, permítame un momento.

Kain: ¿Me conoces?

Humano: Recibí instrucciones para encontrarle. Sí sí, señor, soy simpatizante de la Cábala, señor, como muchos en esta ciudad. Estoy aquí para ayudarle.

Kain: Entonces hazlo. No faltaba más.

Humano: El túnel del Contrabandista que busca está oculto en una caverna subterranea. Los ladrones entran por un camino que hay en el exterior de la iglesia, pero no permiten entrar a nadie más. Usted, señor, debe ir más allá de la iglesia y encontrar un elevador. Éste le llevará bajo tierra.

Kain: ¿Dónde se encuentra exactamente ese elevador?

Humano: En una manzana derruida del barrio más allá de la iglesia. Señor, recuerde que en la iglesia sólo pueden entrar los ladrones. Los guardias le atacarán en cuanto le vean.

Kain: Tendré cuidado.


El tabernero se percata de la presencia del vampiro. Enseguida da la voz de alarma…

Tabernero: ¡Socorro! ¡Que alguien me ayude, por favor! ¡Guardias! ¡Llamad a los Sárafan!


Los guardias Sárafan acuden y se quedan vigilando la puerta principal.


Tras salir de la taberna por el pasaje secreto, Kain continua su camino hasta que llega a una estancia en la que encuentra a un viejo conocido…

Faustus: Bueno, bueno… Nuestro señor estaba en lo cierto. Estas vivo, Kain. ¿Ya no recuerdas a quien te sirvió tan bien?

Kain: ¡Eres Faustus!. Uno de los legionarios de mi ejército de vampiros. Entonces un soldado más, pero ahora un traidor a nuestra raza.

Faustus. Entonces es cierto. Apenas puedo creerlo. Los vampiros se han vuelto contra su propia raza.

Faustus: ¿Qué es nuestra raza? Sirviendo a los Sárafan tengo protección y poder. ¿Y quién mejor para cazar a un vampiro que otro vampiro más poderoso?

Kain, la Historia la escriben los vencedores. ¡Esa es mi raza!

Kain: ¿Cuántos de los nuestros han sido destruidos por los Sárafan? ¿Cuántos han muerto a tus manos?

Faustus: No me preocupan aquellos destinados a morir. No lloré por ellos y no lo haré por ti.

Kain: Mira a tu alrededor, Faustus. ¿Crees tener la victoria ahora?

Faustus: Un leve contratiempo. Nuestro señor sabe de tu presencia. Te derrotó antaño y terminará contigo ahora.

Kain: Pero tú nunca sabrás cómo terminara porque acabaré contigo antes.


Tras demostrar Kain a Faustus su inferioridad en la lucha, éste huye hacia otra sala…

Faustus: Tengo una sorpresa para ti, Kain.


Tras conseguir derrotar por completo a Faustus, Kain se apropia de la dote oscura de Faustus…





Labels